sábado, 28 de junio de 2008

DELIRIOS

Intoxicada con la lengua sin uso
una excesiva templanza y amansamiento
el viento que solloza en la ventana
la puerta rota por la ausencia
el latido indómito y quebradizo
un alter sexo que se impone por inercia
no hay mas música en mi interior
ni catarsis
ni lamentos
sólo el engranaje de esta condena
de diez silencios

demoliciones de secretos caen a mis pies
el silencio se quiebra en mi cabeza
mientras el humo verde ahoga estos delirios.