jueves, 20 de agosto de 2009

DESDE...:


El cielo se abre de pronto

en medio de la noche de mi alma


se abren las nubes


desde la comisura tenue de mis noches eternas

desde el infierno húmedo de mis sábanas viejas


y huracanados silencios


El cielo se abre de pronto


como si la noche de mi alma

escapara de mis ojos


y la tempestad que se aleja


me roba una sonrisa quieta


desde el fondo etéreo

de esta expiración humeante

de latidos negros
que se alejan.



lunes, 10 de agosto de 2009

A CADA BOCANADA

Con cada recuerdo en las mejillas
a milímetros de tu humedad
me dejo caer por el entresegundo
por la caricia entrecortada
y el aliento espeso
de esta memoria ácida y maloliente
de éste amor que agoniza irremediable
irrepetible
como tantos otros
que caen del camino
que se sientan en el tiempo y desandan los pasos
los latidos
los orgásmos
las miradas tibias
los besos
los instintos desatados
las taquicardias de deseo
las caricias insomnes
de indómitas promesas hirbientes
fulgurantes
como la pirotecnia del placer
del hambre satisfecha
y luego otra vez manos vacías
y la mirada bajo la cama
buscando los zapatos del tiempo
para cruzar la calle
en el instante exacto
en que el eclipse de destinos nos atravesó
Con tus dedos esculpiendo mi memoria
te pierdes tras de mi
a cada bocanada
y el humo verde te lleva lejos
como si la distancia fuera un latigazo más
en ésta noche insomne
en que las sábanas me esperan quietas
estancadas en el frío
con los brazos abiertos
hasta dolerme...






sábado, 1 de agosto de 2009

INVIERNO INFIERNO:

Húmeda y escarchada
navego entre los labios del tiempo
entre el calor agridulce del recuerdo
entre el ser y no ser
entre invierno y primavera
sábanas adentro
inmóvil
boquiabierta
estupefacta
azotada contra la pared del silencio
y puntos suspensivos
entre recuerdos rotos
y pasos resbalosos
me levanto denuevo
húmeda
escarchada
mientras llueven palomas
en el estacionamiento
y los días son eternamente grises
y mi cabeza frágil ve pasar los días
como si fuesen el mismo
el calendario se deshoja del día a la noche
y con los pies en la alfombra de hielo
vuelvo al tiempo y el espacio
de este invierno eterno.