sábado, 23 de enero de 2010

36 GRADOS:

Desandados pasos y caricias en retroceso
ambigua y dolorosa rasguñando mi alma
memoria ardiente y ácida
recorriendo cada rincón de este silencio
en ca-ma-ra-len-ta
como tu mirada perdida en mis ojos
llenos de por qués.
Desandados y fundidos en mis sábanas
te sumerges en mi frente como un abismo
como un agujero negro de momentos
acariciando cada beso-espejismo
a 36 grados a la sombra de mis labios desérticos
de mi noche abandonada.