jueves, 29 de julio de 2010

REGALO


Abrazado a mis latidos
entrelazado a la almohada de mis días
naufragando en mis silencios
acariciando cada rincón deshabitado
llenándolo de todos tus acasos
de cada beso que borra mil pasados
y viejos cataclismos
eres el aire y el agua
el regalo del tiempo desandado
que vuelve a su cauce.